Conectados


Juan tomó la taza de café y miró al frente, estaba perdido entre un mar de gente. A dos mesas de el había una rubia junto a un tipo de barba, hablaban, el no lograba entender que decían. La rubia se llamaba Alicia, el chico era su compañero de universidad, se llamaba Gabriel, ella lo acompañaba y lo escuchaba porque para ella el era todo, el necesitaba contención, no estaba bien. La noche anterior Gabriel había terminado su relación de dos años con Joan, su mejor amiga de la infancia y la mujer con el que el creyó pasaría toda su vida. En ese preciso momento en el que Gabriel tomaba su café con Alicia, Joan tomaba un avión de vuelta a Punta Arenas, donde estaba su familia. En el aeropuerto chocó con un tipo alto que la hizo soltar su maleta, el se disculpó y se fijó en Joan.
-Miguel!- dijo Joan eufórica-
Miguel era el mejor amigo del hermano de Joan, que también viajaba a Punta Arenas. Miguel viajaba porque había nacido su sobrina, junto a el caminaba un tipo de similar edad y de apariencia desarreglada, su novio Ignacio. Ignacio viajaba con Miguel para escapar un poco de su vida de oficina, escapar también de su esposa con la excusa de un viaje de negocios. La mujer de Ignacio, Isabel, estaba en ese mismo instante levantando a sus hijos para meterlo a la ducha, era Domingo y tenían que ir a la iglesia, este fin de semana sería sin su padre, el estaba en un viaje de trabajo a Punta Arenas. La familia de Miguel salió en dirección a la iglesia una hora después, al llegar Isabel saludó cómplice a Macarena, su mejor amiga. Macarena le dijo a sus hijos que entraran juntos con los de Isabel, mencionó que iría a comprar y luego los acompañaría. A dos cuadras de la iglesia estaba sobre una moto una chica de 19 años, chaqueta de cuero y pelo al viento, esperando a Macarena.
-tienes que irte, estoy con mis hijos y en cualquier momento llega mi esposo.
-venía a despedirme, me voy con mi novio
-entonces hasta acá llega nuestra historia.
Macarena le acarició la mano y Laura echó a andar su moto. Laura comenzó a andar con lagrimas en los ojos, irse con su novio sería lo mejor, Macarena estaba casada y jamás dejaría su vida por ella. Alfonso esperaba a Laura a las 2, era la hora en la que terminaban las clases. Jennifer se acercó a el por última vez.
-es una lástima que se vaya profesor
-una lástima en verdad
Jennifer lo tomó de la corbata y lo besó, Jennifer, la hija de Juan, el mismo Juan de el café. Alfonso contestó al beso, el último beso que le daría a la misma chica de 16 años que besó el año entero a escondidas de su novia, Laura.
Alfonso tomó la moto y se llevó a Laura, tenían un largo viaje por delante.
Jennifer tomó su mochila y se fue a su casa, en su pieza puso la radio y mientras sonaba Here Comes Your Men se quitó el jumper y se puso ropa cómoda para servirle almuerzo a su hermano Benito. Benito comió rápido, tenía que irse a trabajar a la copec que quedaba fuera de la ciudad. Tomó su auto y se fue después de darle un abrazo a su hermana, la notaba triste.
Una pareja en una moto llegó a cargar combustible, ella Laura, el Alfonso. Benito notó a Laura, era la misma chica con la que había dormido en una fiesta en Reñaca un par de años atrás cuando fue con su mejor amigo, Tomás. Tomás estaba sentado frente al televisor viendo un programa de farándula con gente vacía que vende su vida privada, sentada en el set estaba Belén, su ex novia, ‘’podría vender yo todas las cosas que hiciste, seguramente aún tengo un par de fotos tuyas’’ pensó, ella estaba ahí hablando de su actual novio, un chico reality sin mucho cerebro, no mucho más que Tomás.
Belén salió del canal con la conciencia tranquila, tenía trabajo en discos un mes más y bastante plata en su cuenta después de basurear a su novio, tomó su auto y se fue a la casa de su mamá, era el cumpleaños de su hermana. Su hermana, Amanda, había viajado desde Punta Arenas para celebrar su cumpleaños con su familia en Santiago pero debía volver pronto, su mejor amiga había tenido un bebe hace poco días.

Amanda celebró su cumpleaños con todos sus amigos y familiares, entre ellos Nicolás, un amigo de la familia que trabajaba en una empresa constructora en Santiago. Nicolás no bebió, tenía que manejar, llegó a su casa temprano y acostó a sus hijos, su esposa aún no llegaba ni llegaría pronto así que despachó a la niñera. La esposa de Nicolas, Mirna estaba trabajando en su turno de noche, era enfermera. Atendía a un chico que había sido traído por carabineros durante la noche por una riña. Mario tenía solo un corte en la ceja, pero era un procedimiento, después fue llevado a la comisaría, salió en la mañana. Mario caminó hasta su casa, desde donde salía su hermana camino a la universidad. Claudia vio entrar a Mario con desaprobación, ella sabía que andaba en algo malo. Claudia tomó la micro, iba temprano,así que decidió pasar como cada mañana al café donde tomaba desayuno, ahí se sentó como cada mañana, a 3 mesas de Juan, mirándolo como siempre, solitario y perdido, ella se sentía conectada a el de alguna manera, pero jamás le hablaría, no tenía porque hacerlo.
Con tecnología de Blogger.