Nuestros genes podrían determinar nuestra postura política.


¿De dónde viene tu postura política o religiosa? ¿Cómo llegaste a eso? ¿Qué te hizo lo que eres?
Si eres como la mayoría de la gente, quizás respondas esta pregunta citando dos influencias principales: Educación y experiencias de vida . Pero de acuerdo a un creciente grupo científico, se ha dejado de lado un factor importante: los genes.
"La idea básica de un componente hereditario de creencias políticas ha existido por más de un cuarto de siglo" dice John Hibbing, cientista político de la Universidad de Nebraska- Lincoln y co-autor del nuevo libro “Predispuesto: Liberales , conservadores, y la biología de la diferencias políticas”, quién señala: "Ha aparecido demasiadas veces, en demasiados lugares diferentes, con demasiadas muestras. Así que hay algo allí. "
La ciencia se remonta al menos a 1986. En ese año, la prestigiosa revista de la Academia Nacional de Ciencias publicó un documento utilizando un clásico: El “estudio de gemelos”, para tratar de determinar la herencia de una variedad de actitudes políticas, tales como puntos de vista sobre la pena de muerte. Los investigadores concluyeron que los genes podrían explicar un porcentaje sustancial de la variación en las respuestas a un cuestionario político utilizado a menudo: La escala de conservadurismo Wilson-Patterson.
Las evidencias que respaldan esta idea están creciendo. Por ejemplo, estudios en mellizos sugieren que las opiniones sobre una larga lista de temas, desde la inclusión de la religión en las escuelas hasta los derechos de los homosexuales, pueden tener un importante componente genético. Los neurocientíficos también sostienen que liberales y conservadores tienen distintos patrones de actividad cerebral.
¿Cómo se explica? Bueno, dado que los mellizos idénticos tienen los mismos genes mientras los no idénticos sólo comparten la mitad, esto sugiere que la respuesta debe de tener una influencia genética.
Frank Sulloway, psicólogo de la Universidad de California en Berkeley, respalda la idea de que la herencia puede influir en las actitudes políticas, pero admite que los resultados pueden parecer extraños. "No hay un gen para sentir disgusto por los hippies", afirma.
El caso es que algunos genes les dan forma a rasgos de la personalidad, y ésta a su vez está vinculada con la posición política. En 2003, el equipo dirigido por el psicólogo John Jost, de la Universidad de Nueva York, realizó una revisión de 88 estudios que abarcaban a más de 20.000 personas de 12 países para intentar hallar una correlación entre personalidad e inclinación política. Los resultados, publicados en American Psychologist , demostraron la existencia de una gran cantidad de conexiones intrigantes.
Sin embargo, nadie pudo identificar aún un gen que, por ejemplo, estuviera relacionado con el liberalismo o el conservadurismo, aunque el especialista en ciencias políticas James Fowler, de la Universidad de California, en San Diego, opina que es la decisión de votar, en lugar de quedarse en la casa el día de elecciones, lo que tendría origen genético.
Las personas que poseen versiones más eficientes de ambos genes tienden a ser más sociables. Según la hipótesis de Fowler, esas personas deberían ser más propensas a votar. En un estudio publicado en The Journal of Politics, Fowler lo confirma. Con datos sobre 2500 estadounidenses demostró que aquellos con versiones del gen MAOA capaces de regular mucho mejor el neurotransmisor son 1,3 veces más propensas a votar que los que tienen una versión menos eficiente. El 5HTT por sí solo no mostró semejante efecto.
Muchos otros genes podrían también influir en las decisiones políticas. En abril último, durante la reunión anual de la Midwest Political Science Association , en Chicago, Ira Carmen, de la Universidad de Illinois, en Urbana-Champaign, habló sobre el gen D4DR, que regula los niveles de otro neurotransmisor: la dopamina. En exceso, ésta puede provocar el trastorno obsesivo- compulsivo. Por lo tanto, Carmen sostuvo que podría estar relacionada con la necesidad de imponer orden en el mundo. Si esto es así, los portadores más frecuentes de esas variaciones del D4DR deberían ser los conservadores.

Con la tecnología de Blogger.