Crystal Fairy y el Cactus Mágico: ¿Que pasa si improvisamos?



Antes de todo una pequeña introducción de como fue la producción de la película.  
Michael Cera, conocido en películas como por ejemplo Juno, vino a Chile a aprender español para una película llamada "Magic magic", que es también fue rodada en Chile por el mismo director y producida por Sony.  
Michael ya en Chile preparándose para la película y alojándose en la casa del director, Sebastian Silva, conocido por películas como "La nana". Surge un atraso en la filmación de la película en la que actuaria Cera y con el pasar de los dias este hombre se empieza a aburrir queriéndose ir para su casa, pero Silva lo detiene con la grabación de "Crystal Fairy y el Cactus Mágico".

"Crystal Fairy y el Cactus Mágico" es una vivencia real de Sebastian Silva, que por decirlo de alguna forma, escribió la idea en una servilleta y salio a rodarla. Gran parte de la película es improvisada, y en algunas partes se nota. Esto acompañado con una movimientos de cámara en mano que ponen algo inquieto al espectador. Silva se caracteriza por generar sensaciones en su películas y lo logra.
La película es bien simple, se trata de un grupo de amigos que están en una fiesta pasándola bien, tomando, consumiendo drogras y un Gepe jalando cocaína. Estos amigos planean ir al norte de Chile a consumir San Pedro, que es un alucinógeno generada por el cactus. Ya al final de la fiesta Jamie conoce a una chica que se hace llamar Crystal Fairy, protagonizado por Gaby Hoffmann, y que dentro del éxtasis la invita a este viaje. Al otro día, sin acordarse nada, Jamie recuerda dentro de muchas llamadas telefónicas que había invitado a Crystal al viaje. Algo no que le parece nada de bien a el ni al grupo y he ahí el disgusto dentro de gran parte de la película y que el espectador lo siente por el movimiento de cámara en las escenas. 


Super simple, a ratos se nota la improvisación y como lo dijo Silva a una entrevista en Cooperativa "Es una experimentación constante".
A tal punto de improvisación que en una parte de la película los personajes deben contar sus temores, temor que Silva no tenia ni idea que tenía su hermano, que es parte de la película.

No es mala, pero es evidente que Sebastian recurrió a una de sus locuras drogadictas y empezó a trabajar en el camino y a probar con recursos que finalmente son bien logrados. Como lo dije anteriormente, Sebastian Silva genera sensaciones en sus películas. En esta es el desagrado de estar con una persona que no queríamos que estuviera pero al final la terminamos queriendo igual.

  
Con la tecnología de Blogger.