Miedo a no toparme contigo.



Los nombres en este relato han sido cambiados para cubrir la vergüenza e identidades de sus participantes.

Le mandé un mensaje muy corto para mi gusto, con hartas frases repetidas que se le dicen a todo el mundo en su cumpleaños, de esas frases que disimulaban un poco lo que le quería decir. Le dije que la quería, de nuevo, siempre le digo y siempre peleamos porque ella no me cree, no importa, me importa bien poco que no me crea. Le dije que la quería y pensé en que la extraño. Me dediqué una tarde entera a pintarla pero ninguna vez me salió tan bonita como la tengo en la cabeza, pensé en comprarle un regalo pero no tengo plata, pensé en ir a verla pero la verdad tengo miedo de toparme con ella porque me da vergüenza, me dediqué a ser un idiota la relación entera.
Le podría haber dicho que aún le hablo a mis amigos de ella, que todos mis amigos me dicen que la supere porque yo fui el tonto. Igual ahora el invierno se ve largo y no va a venir a acortarlo ella, nadie me va a traer los planetas a la puerta y ya ni hablamos. Los mensajes de whatsapp son cada vez más cortos y con menos frecuencia, terminamos y seguimos hablando porque claramente ella tiene una capacidad bacán de superar a la gente mala de su vida y pucha, yo nunca quise ser malo. Ojala pillarla y que tome mi mano en medio de una fiesta, que me lleve para afuera y me diga que me quiere igual y que quiere que le siga grabando discos mamones.
Le iría a decir feliz cumpleaños a su casa, porque no, no fui a su fiesta cumplañeril pero no creo que su mamá me reciba para tomar once después de todo, no sé cómo más decirle que la quiero, quizás pedirle a alguien que escriba todos estos pensamientos y los grite al mundo imaginario donde desarrollamos casi toda nuestra relación, ese mundo de mentira. Me acuerdo de ella con las canciones de la radio, tantas canciones buenas. Dejé de mentirle y se justo se va, bueno ella sigue en el mismo lugar.
Y si la llamo? Si, la llamo.
-oye, te espero en la plaza si quieres venir
-encuentro que es malo tan luego
-feliz cumpleaños
-fue hace dos días
-si se, te digo de nuevo
-gracias
-te quiero


Y yo sigo con la mirada perdida en una dirección nula, esperando tener algún tema para poder hablarle un rato, pero no, así que no le hablo y solo la pienso. La pienso mucho.
Con la tecnología de Blogger.