Vamos otra vez chilito


Yo no soy muy fans de fútbol, de echo no tengo ningún equipo favorito y con suerte me se algunos nombres de los jugadores de memoria. Pero de lo que soy fans es de lo que provoca el fútbol, las horas previas, las notas de prensa parten hablando del partido pero terminan en cualquier cosa.


Desde que Fabian Orellana marco aquel gol contra Argentina miro a la selección chilena con respeto, esos cabros que por fin se toman en serio lo que hacen. Y que también empezaron a tomar conciencia que sus actos dentro de la cancha hacen que miles de chilenos por un momento empiecen a hacer que muchos han perdido con el tiempo, algo que es soñar.

90 minutos de ilusión y de distracción que a muchos nos ponen en diferentes casos, que ponen a una persona a trabajar el cerebro con algo diferente, una distracción necesaria. Una distracción con una drogas legales sana.

Me gusta ir caminando por la calle y ver a los niños saliendo del colegio con la cara pintada con los tres colores patrios, me gusta que se siente el jefe al lado del empleado a ver el partido de igual a igual, me gusta que la familia se reúna en una ocasión que quizás no tendremos en cuatro años más. Me gusta que sucedan estas cosas que no pasan siempre y que menos mal el fútbol genere esto.

Estos chicos tienen una gran responsabilidad que es mantener a un pueblo soñando, que ningún gobierno de turno lo a hecho posible, por que las piedras que se le tiran al guanaco van sin sueños. Los chicos tienen una gran responsabilidad y se le agradece.

Estar en el mundial ya es un gran logro, y de mi parte, los felicito y no les pido más, ojala ganen, ojala mantengan por mucho años más sigan en los mundiales y permanecer en los mejores puesto de la tabla de posición. 

Yo solo les quiero dar gracias por mantener alegre a la otra selección. La selección que toma la micro cada mañana, la selección que hace la fila del banco, la selección que todos los dias se saca la cresta para llevar la comida a su casa, la selección que cada mes tiene que hacer malabares con el sueldo. Gracias por hacer olvidar por un momento en la mierda de mundo en la que estamos metidos, gracias por hacer que uno y el otro se den un abrazo celebrando un gol sin tener en cuenta ni color político ni color de piel. Solo eso.

Buena suerte, éxito en todo y !VAMOS CHILE MIERDA!     
Con la tecnología de Blogger.