30 Seconds To Mars En Chile: Jared es mi pastor, nada me faltará.

Gracias a una compañera de curso y su participación en un programa de TVN (Adopta Un Famoso) pude ir a ver a 30 Seconds To Mars. Llegamos con las niñas a las 10 de la mañana al Movistar Arena, la fila ya era gigante y desorganizada, una niña nos dijo ''pónganse en cualquier lado, total cuando abran va a quedar la pura embarrada y chao con el orden de llegada'', dicho y hecho, para las 5 de la tarde estaba lo más parecido a la previa de cancha en lo que debería ser la fila (gracias Movistar Arena por no habilitar dos entradas y dejar que muchas niñas se desmayaran), con mi amiga cantamos canciones de iglesia y gritamos cosas bellas a los guardias hasta que ella no pudo más y nos salimos, se entiende que no aguantáramos siendo hobbits entre tanto macho alto.


7 y algo se abren las puertas, yo me colo y quedo a 10 personas de la primera que entra (y así aprendo que no vale la pena llegar a las 10 de la mañana), corro como enloquecida, llego a la reja del lado izquierdo (lado que al parecer quedó en el olvido para Jared Leto durante el concierto) y en un poco más de una hora, en la cual me hice amiga del tio Andrés (guardia buena onda), comienza el concierto. Con ropa que solo se le ve bien a ellos salen (Jared, aunque te pido que dejes los buzos apitillados para los flaites te agradezco tu poncho-sábana porque te vi las calugas, Shannon que onda tus bombachos de flores, Tomo tu te salvas de la fashion police jjj).
Jared Leto con su claro rol de Jesucristo se pega su bendición al público, haciendo un muy buen uso de la pasarela se pasea por ahí mil veces, sube gente al escenario (incluida una francesa a la cual le pide después que saque a una chilena jjj), habla mucho, se toma un par de selfies y da un muy buen concierto. Buen sonido y un concierto entretenido, bien cercano con el público, quizás con demasiada propaganda al merchandising para mi gusto (igual venía con firma de ellos, se entiende) pero quizás uno de los conciertos que más voy a recordar porque hizo feliz a mi yo de 12 años que se creía jarcor.
Gracia al tio Andrés por ir a buscarme un setlist (les dejo la foto).


Y también les dejo unas fotos de las calugas de Jared porque es justo y necesario, si quiere ver más fotos (no solo de los 30 Seconds) pinche acá.




Lo que me deja este concierto son hartos recuerdos lindos con mis compañeras, zapatillas llenas de barro, una quemada de camionero y mucho dolor del body, igual da lo mismo, Jared es mi pastor y nada me faltará.


Con la tecnología de Blogger.