Canciones para escuchar en el asiento de al fondo de la micro en un dia de lluvia.



Es viernes y un mensaje al teléfono hace que los ojos cansados por haber llorado tanto se abran para ver lo nublado que estaba el amanecer. Ocho de la mañana y todo es en blanco y negro.


La tele, lo mismo de todas las mañanas, accidentes, congestión vehicular, una toma en un colegio municipal, carabineros a las calles y un pobre y triste ser humano se prepara para ir a trabajar. En su departamento se encuentra el olor a la devastadora noche que hizo que esta mañana sea en colores grises. Botellas de ron por un lado, colillas de cigarros por otro lado, hasta un par de vasos rotos.


¿Ducha? Hoy no hay, ya es tarde y el maldito computador en la puta oficina lo estaba esperando lo estaba esperando para acompañarlo en unos de su peores días de su vida.


Esta todo en silencio. Las micros, la gente, los autos pasan en Mute. El caminar es en cámara lenta y cada choque con la gente me da lo mismo. Mirar al suelo y darse cuenta que las baldosas están quebradas el corazón que palpita cada vez con menos ganas. Ya no hay ganas de nada.


En el paradero comienza a caer la lluvia que hace que los ojos llorosos pasen desapercibidos, y la micro por milagro o porque los planetas se alinearon llegó super rápido, aliviando un poco la nube que se posa sobre los hombros.


Hoy no hubo un saludo hacia el chófer.


Por alguna razón la estaban todos los asientos a disposición y el último es el elegido para que el viaje sea placentero ¿Placentero? Una mierda.


La lluvia golpea con mucha fuerza la ventana mientra pidiendo ser la protagonista y la encargada de llevarse los aplausos de la escena final. Pero no. Las manos a los bolsillos para sacar el teléfono y los audífonos. Hoy hasta la canción más alegre es depresiva, pero esta bien.
La lluvia no es la protagonista. Las canciones sacan aplauso en forma de llanto mientras las ruedas salpican el agua de las calles y las lluvia ahora es el espectador mirando por la ventana.


Nada más que hacer. Es el fin. Dar vuelta la última página y cerrar el libro. ¿Y el mensaje de la mañana? Era “Es mejor que nuestra felicidad se mantenga en lo que fue. Muy bonito todo y espero que sigas estando bien. Ya no daba para más. El guión no da para otra temporada y espero que lo entiendas. Me despedí anoche y lo vuelvo a hacer mediante este mensaje. Mucho éxito en todo” Fin.   

Con la tecnología de Blogger.