El regreso de los Viejóvenes

                                                                                         


¿Cuáles fueron los motivos y/o razones principales por las que decidieron volver?

La verdad es que nunca pensamos acabar con el proyecto. Siempre dijimos que Los Viejóvenes era un colectivo en el cual se expresaban ideas y eso era independiente de los integrantes que estuvieran, por lo mismo tuvimos tres bajistas distintos anteriormente. El problema fue que el proyecto siempre estuvo centrado en mí, Diego e Ignacio, y cuando se fue Nacho se complicó un poco el asunto porque era un baterista distinto y fue difícil encontrar a alguien a la altura en términos musicales que ocupara el puesto. Si estuvimos un año desaparecidos fue porque no era fácil replantear el proyecto de un momento a otro, no queríamos seguir haciendo las cosas al lote, por lo tanto, nos preocupamos de conocernos bien con los nuevos integrantes, de generar un fiato, y encontrar un nuevo rumbo para Los Viejóvenes.


Ustedes se caracterizaban por tener un sonido distinto al común penquista ¿Podremos notar algún cambio o conservaran ese sello “Viejóven”?

No creo que hayamos sido distintos en sonido, al contrario, creo que se nos acusó de ser muy parecido al estilo de Los Tres, pero eso es algo que nosotros decidimos, porque era lo que más nos acomodaba para empezar la banda, ya que era nuestra primera banda en serio en la vida. Sí creo que nos diferenciamos en las letras, o sea, somos la única banda actual de Conce que no es punk y se preocupa de criticar a la iglesia, de burlarse de algunos carabineros con un retén móvil al lado o de cantar sobre un estudiante marginado. Ese sello se mantiene. Los Viejóvenes desde un principio tuvieron tres directrices: La opinión irreverente, la poesía (recuerda que nacimos de una obra de Nicanor Parra) y un pequeño toque de existencialismo, algo un poco más volado. Todo eso sigue, pero mucho mejor desarrollado por la experiencia ya obtenida, además de que ahora tenemos mejores músicos.
Para esta nueva etapa ha sido fundamental el ingreso de Oscar Silva y Lautaro Yáñez, ambos son muy creativos, además de ser muy prolijos en cuanto a ejecución de sus instrumentos. Con la llegada de ellos integramos las quenas y el sintetizador. Además, ambos son cantantes también, y sumados a Diego, ahora somos cuatro vocalistas en la banda.
Ya tenemos muestras de eso, en nuestro soundcloud subimos cuatro demos de lo que, en parte, presentaremos este año.


Con el resurgimiento de la banda, ¿Han considerado la posibilidad de tener un registro audiovisual de mayor calidad?

Absolutamente. Creo que en dos años crecimos un montón. Empezamos a mediados de 2011 y ya en febrero de 2014 fuimos invitados a Rockodromo. Pero sí nos dimos cuenta de que fuimos irresponsables. Nunca tuvimos a nadie que nos ayudara con la gestión ni mucho menos un pituto, tampoco éramos los favoritos de alguien, por lo tanto correspondía a nosotros, como a muchas bandas, el desarrollar los productos extramusicales, como la gestión de tocatas y material de apoyo para la difusión. Nunca lanzamos un vídeo porque no nos enfocamos en eso. Ahora sí, de hecho es uno de los primeros pasos que queremos dar y estamos definiendo qué canción será, pero probablemente sea una del primer disco, para cerrar bien ese ciclo.


 En su disco anterior homenajearon a Nicanor Parra, vimos que hace poco mostraron un tema homenaje a Pablo de Rokha, ¿Algún motivo en particular?

Nos gusta la poesía. En realidad nos gusta la interdisciplina artística, por lo mismo hemos hecho cosas con danza y teatro también. Insisto en que somos un colectivo que expresa ideas de un grupo de gente, aprovechamos los recursos que nos entrega el arte. Y el musicalizar poemas es una forma de homenajear a la que quizás es la madre de las disciplinas artísticas, la más transversal, vive en la música, en el teatro, etc.
Primero fue Nicanor Parra porque estábamos trabajando en su poesía para la obra Parrandeando. Ahora Pablo de Rokha porque es un poeta que identifica al proyecto Los Viejóvenes, era bastante irreverente, era ácido, disidente, grosero, apasionado y suicida. El poema Los Inquilinos nos gustó bastante y decidimos agarrar un pedazo y hacerle música. Creo que nos quedó bueno.


¿Alguna fecha tentativa para la presentación de regreso?
Estamos gestionando con la idea de que sea a fines de abril o mayo. Estamos muy ansiosos por tocar pero por ahora no se puede porque me encuentro en un retiro espiritual en el Tibet para dejar un poco mi adicción al Facebook.

A continuación les dejamos el tema homenaje a Pablo de Rokha "Los Inquilinos"




Fotografías por: Priscila Toro. 

Con la tecnología de Blogger.