Dos genios apasionados.


Ambos consagrados del rock mundialmente, ídolos y estrellas por donde se les vea, los dos guardan una historia que hasta el día de hoy deben recordar. Más que una amistad, una relación que fue más allá. Llena de psicodelia en los locos años 70´s, locuras, amor y rock and roll.


Dos libros biográficos en paralelo rebelan el cariño que se tenían Mick Jagger y David Bowie, un cariño y admiración que los llevo a la cama. Una apasionada relación que dentro del circulo no era muy comentada pero se dio paso para escribir dos biografías que evidentemente no fueron autorizadas. 



El periodista Christopher Andersen, que en los 70´s era parte del The New York Time revela algunos antecedentes de la relación que tenia Bowie con Jagger. A escrito bastante sobre los artistas famosos y siempre rebela secretos que muchos no saben, por lo mismo a causado revuelo con las biografías de Madonna, Michael Jackson, Jacqueline Kennedy o la princesa Diana de Gales.


Corría el año 1973 y Mick Jagger conocía al camaleónico David Bowie, que en ese entonces interpretaba a su Álter ego Ziggy Stardust, y de ese entonces comenzó todo. "Mick Jagger y David Bowie estaban fascinados el uno por el otro, como artistas y como hombres. Jagger era cuatro años mayor que Bowie, y Bowie era la nueva estrella en alza".


Jagger "era todavía tímido sobre sus preferencias sexuales, pero Bowie no ocultaba que él y su esposa (Angie) eran bisexuales y compartían novios". David Bowie y su novia en ese entonces organizaban orgías en donde todos tenían sexo con todos, una locura en esos tiempos. También Bowie frecuentaba bares en Londres en donde conquistaba a hombres para después tener relaciones. 


Estos dos músicos frecuentaban lugares a vista y paciencia de la gente "A Bowie y Jagger se los veía juntos sin sus esposas: en un combate de boxeo entre Mohamed Ali y Ken Norton, saliendo de la discoteca Tramp de Londres, de los conciertos de Diana Ross o junto en el sofá de un hotel", hasta que David un día  "llevó a Mick a ver películas gay".


También este libro cuenta con el testimonio de la cantante Ava Cherry que vivió con el matrimonio Bowie durante un tiempo y en voz de Christopher cuanta que "Mick y David estaban realmente obsesionados sexualmente el uno con el otro y que incluso ella se metía con Mick y David en la cama, donde acababa a menudo viendo cómo los dos hombres mantenían relaciones sexuales".


Este libro culmina con unos de los sucesos que quizás pudo ser uno de los culpables de la separación entre Angie y Bowie, ya que, el autor del libro narra que "En octubre de 1973, los Bowie vivían en Oakley Street, a un paso de Cheyne Walk. Angie había estado fuera durante unos días. Regresó y fue directa a la cocina para preparase un té. La criada, que había llegado una hora antes, se acercó a la señora de la casa y le comentó con semblante serio que había alguien en su cama. Angie subió las escaleras hasta su cuarto, empujó suavemente la puerta y allí estaban: Mick Jagger y David Bowie, desnudos en su cama, durmiendo. Los dos hombres se levantaron de un salto". También sigue contando que "no se produjo ninguna escena de celos entre los Bowie (...) además de que aunque ella se sintió triste, algún tiempo después bromeó sobre la escena y señaló que estaban escribiendo Angie cuando les pille juntos en la cama" . Pero tiempo después la familia Bowie se separo. Después de lo sucedido Jagger intentó sin éxito seducir a Angie Bowie más adelante y que en cambio Bowie sí logró acostarse con Marianne Faithfull, una de las novias más celebres de Jagger.




El anterior libro cuenta la versión desde el lado de Mick Jagger, pero Wendy Leigh hace unos años atrás ratifico que David Bowie había tenido una relación con Jagger en la biografía no autorizada del creador de Space Oddity. 


En palabras de la autora, el libro pone al descubierto el voraz y desinhibido apetito sexual” de un cantante que por otra parte nunca ha negado que durante su juventud la promiscuidad fuera una parte clave de su vida. Para alguien que se ha declarado gay, bisexual y heterosexual, el libro no debe ser una sorpresa.


“Él y Angie eran célebres por tejer una red sexual alrededor de quienes les gustaban”, escribe Leigh sobre el Bowie de los años 70´ y su primera esposa. Ambos se conocieron precisamente mientras mantenían una aventura sexual con el mismo hombre en 1969, mientras tenían relaciones con el mismo hombre: era la época en que Bowie se hizo adicto a seducir a la élite gay de Londres”.


La biografía recoge entrevistas a amigos, gente de la industria musical y ex amantes del cantante. Leigh describe la vida de Bowie desde la infancia, marcada por una madre fría y distante, un padre ambicioso y un hermano que pasó sus días encerrado en una institución mental. Según la autora, su búsqueda del éxito fue una manera por un lado de huir de la enfermedad de su hermano y por otro lado de dar rienda suelta a su voraz apetito sexual.


"Angie y David organizaban las orgías más increíbles de Oakley Street y Mick participaba muy activamente. Bowie, que es abiertamente bisexual, no parecía sentir celos cuando Mick mantenía relaciones con su esposa y es que para David el sexo es una cosa para disfrutar y abrir la mente" cuenta unos de los amigos de Bowie en el libro.


Este libro reafirma que los años 70 para Bowie fueron el desborde sexual, en donde hasta Mick Jagger fue parte de esta apasionada forma de ver el amor. 


Ambos libros cuentan como estos dos lideres llegaron a un nivel de fanatismo y de admiración que además de ser amigos hicieron sentir ese afecto de una forma distinta a la que conocimos habitualmente. 


Muchos se refieren a Bowie como a un adicto al sexo que sólo tras haber sido capaz de satisfacer todas sus fantasías de cama estuvo listo para la monogamia. Desde hace 24 años es la pareja de la modelo Iman, con la que tiene una hija. Hoy, a sus 69, ejerce de padre ejemplar y sigue rompiendo moldes como artista, ya que acaba de estrenar su nuevo disco llamado "Blackstar".


Con la tecnología de Blogger.