Rafael Guíñez, el violinista del punk chileno.



Hubo un momento en los noventas en donde el punk chileno se escuchaba en radio, aun que eran canciones one hit wonder, se agradecía que temas directos y sin tanto rodeo salieran en las emisoras y más que eso, que fueran conocidos popularmente. 


Canciones como
"El vino" de la banda Parkinson, guarda una historia que muchos han pasado por alto y que es necesario destacar por la participación del violinista Rafael Guíñez.


Rafael Guíñez murió el 20 de Diciembre del 2008 producto de una peritonitis no tratada, sus últimos momentos lo paso en una casa okupa. Nunca se supo bien la enfermedad que padecía, algunos aseguraban que gran parte de su vida estuvo un acompañante que nunca lo soltó. La esquizofrenia fue su gran compañera por muchos años, se desconoce cuantos tuvo que lidiar con eso, pero nunca dio un paso en falso, mantuvo bandas y llegó a ser primera Viola de la Orquesta Sinfónica de Chile, pero la enfermedad le gano.


Estudió viola a los cinco años en el Conservatorio, y son al menos seis los grupos que Guíñez integró en su carrera, desde Smog hacia 1977 hasta los longevos rockeros Arena Movediza a comienzos de los '80, el grupo de rock progresivo La Banda del Gnomo entre 1984 y 1986, la banda Le Llea entre 1988 y 1993, los populares Parkinson entre 1992 y 1994 y Los Trompos desde 1995. Además fue parte de la primera escena punk local cercano a grupos como Pinochet Boys y Fiskales Ad Hok en los '80.


Producto de su enfermedad dejo tirado muchos proyectos musicales y nadie quería trabajar con el. Su compañero de banda en Los Trompos dijo en una entrevista en el diario la nación el 2005:
"El Rafa nunca abandonó la música, lo único que hacía era componer, pero la gente le tenía miedo y no trabajaban con él".


A pesar de todo, fue parte del éxitos que hasta el día de hoy se recuerdan. La banda Parkinson en el año 1992 la rompía en las radios con la canción
"El vino". En el tiempo que la industria musical chilena estaba muriendo.




Pero el éxito quedo en el recuerdo, las crisis no permitían que avanzara, pero la lucha siempre estuvo. Conformo su ultima banda a inicios del año 1996. Los Trompos estuvo sujeta a sus altibajos anímicos y mentales agravados por el trastorno de Guíñez, por eso la banda tuvo que detenerse: "la última crisis echó por tierra todos los planes. Fue cuando se puso violento y se peleó con su hermana”, relata Felipe Gutiérrez, guitarrista de Los Trompos. Por eso la familia lo interna en el Hospital Psiquiátrico.


Rafael Guíñez nunca estuvo cómodo, echaba de menos hacer música. En ese momento, la familia decidió ponerlo en un centro donde le dan apoyo.
“Hay que recordar que el Rafa es crónico y su mejoría es la estabilidad que logre. Nunca va a salir de ahí porque le den comida, ropa limpia y todos sus remedios (...) Sin su música estaba incompleto, sentía que no estaba vivo. Por eso con el Barraco (Guitarrista), nos propusimos rescatar ese talento, rescatar la música del Rafa y volvimos a reagrupar a Los Trompos” cuenta Felipe Gutiérrez.  


Guíñez sale del siquiátrico y la última aparición en vivo fue en marzo del 2008 en el bar La Batuta con las más reciente formación de Los Trompos, a trío entre Rafael Guíñez (voz y bajo), Juan de Dios Barraco Parra (guitarra) y Felipe Gutiérrez.


Nunca más volvió al Hospital Psiquiátrico y se le perdió la pista, algunos dicen que lo vieron vagando por las calles, pero los últimos tres meses estuvo en una casa okupa en el centro de Santiago. El Sábado 20 de Diciembre, en la madrugada, sufrió una peritonitis no detectada a tiempo que le costó la vida.
Rafael Guíñez, a pesar de todo. Todo bien. 



Con la tecnología de Blogger.