Mira la presentación (hasta el cansancio) de Mon Laferte.


Desde los primeros segundos de interpretación de "Tormento", el público de la Quinta Vergara estaba rendida a los pies de Mon Laferte.


Una mujer que decidió abandonar la fama y los éxitos (humo) de un programa de talentos que luchaba contra el MP3 y partió a adquirir cultura, experiencia y una madures que deja a la Bustamante guardada en un cajón con candado. 


A veces con una voz rasgada a lo Ana Gabriel y una tremenda banda en vivo, logra demostrar que su música para los corazones rotos es la indicada. Mon Laferte es de esas cantantes que, con la cual, las jóvenes de ahora tengan 50 años, llorarán al igual que las señoras que fueron a ver a Isabel Pantoja en ese mismo festival.



Con la tecnología de Blogger.