Parralogía: La ecuación matemática que ocupaba Nicanor Parra en su poesía.



Nicanor Segundo Parra Sandoval, nacido en San Fabián de Alico el 5 de septiembre de 1914.  Un profesional de las Matemáticas y Física, estudió en Estados Unidos e Inglaterra, en Chile ejercicio como profesor y es el principal impulsor en la carrera musical de Violeta Parra.

Cuando se adentra a la poesía, Nicanor no abandona sus conocimientos matemáticos, y para el, es el gran secreto de la poesía, y uno de sus mayores descubrimientos sobre el arte poético.

Para las personas que lo veían en charlas o cursos que brindaba, lo característico era que siempre en la pizarra anotaba la formula matemática esencial para escribir. Algo así, como Mark Zuckerberg escribe en el vidrio de su habitación la formula para crear facebook.

La “ecuación canónica de la poesía occidental”, o conocida como Parralogía, que es {14 + 8 : 2 = 11}

Parra con este resultado, dice que 11 es numero indicado de pies en los versos para que el mensaje se pueda entender de forma correcta. Dice que es “la perfecta, que no es culta ni popular: el endecasílabo”.

Lega a este resultado de la siguiente forma: los versos de 14 sílabas corresponden al mester de clerecía, el de Gonzalo de Berceo.

Cuando Abad Faciolince le indica que los alejandrinos también pueden contarse como dos versos de 7, pues los de 14 casi siempre tienen un cesura en el medio, Parra concuerda, mas la suma no altera el número: 7 + 7 = 14.

El ocho, evidentemente, proviene del octosílabo de las coplas y de los romances, que corresponden al mester de juglaría, la poesía popular.

Al dividir la suma entre los dos tipos de versos canónicos, obtenemos la medida media. El endecasílabo es el verso típico del soneto italiano y del provenzal.

Pero, además de la matemática había que tener recorrido para escribir, según Parra: “No hay que imaginar. El que se pone a inventar está perdido. No hay que escribir lo que uno se imagina, sino lo que oye. No hay que tener imaginación, sino oído, porque en cualquier momento las frases y las historias están en la calle, en las ocurrencias de los niños, y uno las tiene que captar. Hay que ‘cachar la güeá”.





Designed by OddThemes | Distributed By Gooyaabi Templates